Carta abierta a la población universitaria

Publicación original en https://www.facebook.com/groups/7039867786/permalink/10151285535087787/

Hoy me robaron el carro en la universidad.

Está bien, les compro que no quedan ciudadanos en la ciudad. Los que nos robaron el carro no eran ciudadanos y el presidente no es ciudadano ni los policias ni los que se irían demasiado ni los motorizados; ajá, se los compro, pero tampoco es ciudadano el vigilante que nos vio a las tres mujeres asustadas hasta las metras y se rehusó a abrirnos la puerta o siquiera a prestarnos un teléfono para hacer los avisos de rigor.

Ahora las autoridades universitarias arman su teatro de vigilancia con sus motos y sus perros adictos al crack a ver si la ficción alcanza a la realidad y uno termina de creerse el cuento de que la administración vigente toma decisiones correctas y que la universidad está bajo control y en pleno ejercicio de su autonomía. Vaya con las necedades tristes: la universidad insiste en mantener protocolos probadamente inefectivos. Titanes. Claro, luego está mal quemar escuelas y bibliotecas para exigir la atención que, de otro modo, no se puede conseguir. No se sorprendan si la caseta de vigilancia amanece quemada un día de estos; aunque, como titanes que son (que parecen, si les gusta más, es lo mismo en nuestra situación), al final sólo podrán decir que nadie les ha atacado.

Hacerse el loco como forma de lidiar con la vida se lo compro a los no-ciudadanos que andan cazando a ver a quién roban, pero no a los que forman parte de la vida universitaria; no puedo permitírselos, sean del gremio que sean. Cuéntenme cuántos de los jíbaros que pululaban en tierra de nadie me robaron el carro, o dime que fueron los miembros del m-28 los que nos apuntaron con sus pistolas esta noche y que ahora tienen las llaves de mi casa. Échame ese cuento y te compro también que no hace falta reformar la universidad.

Ya sé, sin embargo, que no me van a responder y no porque no haya respuesta a esto, sino porque a menos que tiren una bomba o queme algún edificio, a los responsables les patina lo que les pase a los estudiantes a quienes, justamente, insisten en formar ¿para qué? Lo que la realidad nos devuelve constantemente es que la vida, la vida ciudadana, es una distopía y lo seguirá siendo mientras insistan en administrar la universidad como hasta ahora.

Compañeros de todos los gremios: si los vigilantes, como comprobamos hoy mi mamá, mi compañera estudiante y yo, no vigilan y no sirven a los estudiantes, no tienen pertinencia y punto final. Me siento profundamente irrespetada, no ya tanto por los desgraciados ladrones y sus mañas criminales (de ellos se encargará la fatalidad, ni modo) sino por la tremenda indiferencia y pusilanimidad que la universidad, que la UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA, por si acaso, ha demostrado con respecto a la situación que vive el país y el papel más que necesario que ha dejado de asumir siendo parte constitutiva y afectada por ella. ¿Quieren ciudadanía? Abran esa universidad caramba, y no hablo de abrirla a modo de “todosvamosaestudiarnoimportaqueseamosanalfabetas”, no: ábranla como espacio para que los ciudadanos puedan ser ciudadanos, para que haya lugar a ese reducto social si es que fuera pertinente aún, ábranla para lo que la universidad se abrió en un principio: el conocimiento especulativo. Si la gente quiere ciudadanía, denles la oportunidad de tenerla, dénnosla a los que nos quedamos en éste país porque entendimos que también somos responsables de que todo esté como sabemos que está, independientemente de la perspectiva desde la que lo entendamos. De pronto así nos evitamos situaciones como la mía en el futuro.

Gracias por su atención.

Susana Nuevo

Comentarios

comentarios

Otros artículosir al inicio

La Casa: llevada por las sombras que decía vencer

La Casa: llevada por las sombras que decía vencer

Ayer nos sucedió, a dos amigos y a mí, algo sumamente curioso. Y si digo curioso es porque quisiera después de esto pensar que hay que indagar, investigar, asumir una actitud de detective ante tal acto de barbarismo ocurrido en una Universidad de nuestro país: Nada menos y nada más que en la Universidad Central

La descapitalización moral y humana de la UCV

La descapitalización moral y humana de la UCV

En la sesión del Consejo (de Facultad de Humanidades y Educación) del martes pasado (19-06-2012) se conocieron cuatro nuevas renuncias docentes que vienen a engrosar una abultada lista que desde hace años se viene acumulando en toda la UCV. Nada más en los últimos tres años, en la UCV se han producido 792 retiros de

¿Qué dice el Consejo Universitario?

¿Qué dice el Consejo Universitario?

A continuación remitimos un extracto recibido vía correo electrónico del Consejo de Facultad de Humanidades y Educación, martes 22 de mayo de 2012 Un Presidente que dice haber negociado con un “pran” pero no puede hacer lo propio con los profesores de las universidades Comentarios comentarios

leer más

Publicidad

Información y contacto

Departamento de producción y cobertura de noticias Ucevistas.com

Derechos reservados

Redes sociales

Categorías más populares